La Voz del Pueblo festeja sus 114 años

Tres Arroyos jue 21 de Septiembre de 2017

   Luis Barrionuevo fue galardonado nuevamente

"Lo que sembramos fue bueno"

     
2017-09-03 .

La vida no para de sorprender a don Luis Barrionuevo, este defensor de las costumbres gauchescas que en estos últimos tiempos no para de recibir reconocimientos. En esta oportunidad, a la vuelta de su viaje hasta Viedma y Carmen de Patagones, estuvo por la redacción de LA VOZ DEL PUEBLO para contar lo vivido en dichas ciudades.

En el marco de la entrega de la primera edición del Premio Nacional Ceferino (llevado a cabo el pasado 26 de agosto) recibió dos reconocimientos: uno a su trayectoria y otro por su programa radial "Domingos de mate y canto" que lleva adelante en la AM local.

Al preguntarle cómo le había ido en este viaje siempre con su decir tranquilo expresó que "el viernes 25 llegamos a Viedma a la tarde y el evento ya había comenzado con una profesora salteña quien dio una charla sobre el general Güemes. En tanto el sábado, por la mañana, a todos los participantes nos llevaron en micro al balneario El Cóndor donde está la ermita a Ceferino Namuncurá. Nos recibieron los mapuches porque se estaba llevando a cabo una rogativa. Ahí estuvo el cacique, que viene a ser el lonko, y estaba la jefa de todos que se le llama machi, la Abuela Sofía. Ellos nos recibieron hablando en su lengua y también en castellano. Algo muy bonito, todo lo que nos dijeron. Yo me llevé una sorpresa porque muchas veces no se habla como se debe del mapuche. Hoy se escuda mucha gente detrás de eso, como pasa con los payadores y los gauchos y no es así. Yo veo muchos gauchos así como muchos payadores que no saben improvisar una cuarteta. Y usted que no los conoce dice ah estos son los payadores y no es así. Yo tuve la suerte de hablar mucho con el lonko y la abuela (machi) la verdad que fue muy linda la charla que tuvimos", expresa con sinceridad Luis.

 

La cena, los premios

A la noche fue la cena de gala donde premiaban a distintas personas o personajes y programas radiales. Había medios de Buenos Aires, de Mar del Plata, de La Plata, de La Pampa, de Mendoza, de Santa Fe, de Comodoro Rivadavia, de Traful, había de todos lados. "Y grande fue mi sorpresa porque fui uno de los primeros. Ya que nombraron al programa Domingos de mate y canto, que se emite por LU24 con el Ceferino de Oro. Algo que yo no lo podía creer porque estaba nominado pero no sabía que me pudiera tocar. Porque lo nuestro es muy humilde comparado con los otros programas. La verdad es que esta sorpresa yo no me la esperaba. Después de esto empezaron con los premios especiales a las personas destacadas. Y cuando me nombran se refieren a mi como el payador internacional. Cuando subo al escenario yo les digo que se han equivocado, yo no soy internacional pero quien conducía en ese momento (el periodista Oscar Olivo) sabía de mi trayectoria y me dice usted ha llevado el canto por tantos países y cómo no va a ser internacional. Fue una cosa que no lo podía creer. Además de cómo nos atendieron, la cena con todas cosas caseras regadas con vino patero y se hizo en el salón de los empleados de la Legislatura. Y no terminó ahí la cosa, a la noche no podía dormir... me costaba creer lo que estaba pasando".

 

Por el río Negro

Al otro día los llevaron a recorrer caminando los lugares históricos de Carmen de Patagones. "Ahí la cosa se me puso difícil porque todo es subidas y bajadas. Yo no sabía por ejemplo que Mitre había vivido en Patagones, esto explicado porque delante de nosotros iba la directora de Turismo. Una jovencita que nos iba detallando a cada paso. Terminado eso hicimos el paseo en un catamarán llamado Currú Leuvú por el río Negro y almorzamos dentro de él. Una cosa que no se puede contar de lo lindo y la atención de la organización".

Y luego de un silencio en el que a veces es necesario al escuchar a este hombre que cuenta con sinceridad y franqueza sus vivencias es el quien dice si queremos preguntar algo más o alguna inquietud. Es que luego de tantos años en esto la vuelta de la vida trae estos pequeños regalos. A lo que Luis agrega que esto para "mi es un premio muy grande. Después de tantos años de lucha al final de mi carrera, porque yo ya tengo que dar un paso al costado, recibir esto para mi no tiene nombre... un premio muy grande. Quiere decirse que lo que sembramos fue bueno".

 

Agradecido

En esto, Barrionuevo no puede pasar por alto en especial "un agradecimiento a la radio LU24 y a su director José Luis Basualdo, porque a mi en este programa me permitió hacer lo que yo quería. También no puedo dejar pasar por alto el agradecimiento a la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares y a su gerente Jorge Duchosal. Ellos me dieron y una gran mano para que yo pudiese viajar. Porque hoy yo soy un jubilado y vivo de eso y se pone difícil hacerlo. En mi programa de radio yo no solo paso música sino que cuento las historias de los payadores. Y esto que me pasa es algo humilde, sin tener escuela, porque yo no tuve la suerte de poder estar en un aula, en una biblioteca. Mi escuela fue la vida y por eso yo hablo de lo que sé, de lo que no me callo. Fui jinete, fui domador que son dos cosas distintas, animador de jineteadas y payador que no es fácil".

Una larga trayectoria para este hombre que hoy sigue vivenciando las cosas nuestras con sentido de real pertenencia.

  

Luchar por el payador 

Y se lo nota feliz en cada una de sus afirmaciones por el "luchar para levantar la bandera del payador, cuando decir payador era mala palabra, y la pasee por el mundo. Y esta gente de Viedma, en especial Oscar Olivo, sabían toda mi historia y mi trayectoria. El estuvo en la radio y vio y escuchó cómo hacia el programa. Por esto que después de recorrer tantos programas y tantas radios el que yo fuera premiado es muy lindo. También el compartir con veteranos de Malvinas que contaron sus historias, fue algo

muy lindo que parece que no lo voy a volver a vivir jamás" Pero se sonríe cuando le decimos que no cierre el libro que todavía no sabe lo que puede vivir. Y como buen gaucho que es no deja de agradecer al diario porque "ustedes también son parte de esto porque nunca me cerraron las puertas. Al contrario a veces yo no he podido venir por alguna cosa pero siempre han estado a disposición mía. No tengo palabras para La Voz del Pueblo para decirle gracias. Además de ser muy importante que el diario de a conocer esto de la payada y que no caiga en el olvido".

Luis no hace más que deshacerse en agradecimiento y reconocimientos a todo esto vivido y en el final sintetizamos algo que reflejó en Viedma, en el momento de recibir sus premios, en el escenario al recordar que "aquí el amigazo Oscar me ha pedido que haga un verso, que para mi no es esfuerzo y sé que lo va a escuchar. Hoy tengo que improvisar, la verdad que esto es bien cierto, con los ojos bien abiertos al lado de Oscar Olivo que el payador está vivo, que el payador no está muerto".